Puedes compartir el contenido en:

Necesidad de una nueva regla sencilla para el Gas Mínimo

El buceador recreativo que todavía no tiene conocimientos suficientes para poder calcular con precisión el Gas Mínimo (cantidad mínima de gas con la que debe iniciar imperativamente el ascenso) necesita de alguna regla que le ofrezca una pauta o una cantidad aproximada de manera simple.

Como se ha demostrado en la entrada La fábula de la palanca inexistente: EL “GAS MÍNIMO”. Cuarta parte: ANÁLISIS DE LAS REGLAS EN LOS CURSOS DE BUCEO, las habituales reglas que las organizaciones de enseñanza incluyen en sus manuales para cuantificar el gas y salir de manera segura a la superficie dejan mucho que sear conceptualmente y se revelan ineficientes cuantitativamente por las siguientes razones:

  • Algunas determinan el gas con el que hay que salir, pero no el que necesita saber el buceador, que es la cantidad con la que hay que inicir el ascenso, por lo que carecen de sentido;
  • Salvo una, el resto es independientede la profundidad desde la que se inicia el ascenso;
  • Ninguna tiene en cuenta la capacidad de la botella que se utiliza.
  • No funcionan -por exceso o por defecto- en cualquiera de las combinaciones posibles entre capacidad de botella y profundidad, en el ámbito del buceo recreativo (hasta -40 m). En unos casos ofrecen resultados insuficientes, en pocos casos se ajustan a lo que se necesita y en otros sobreponderan el gas necesario.

Es por ello que el Autor de este blog propone una nueva regla sencilla que funciona en todos los casos posibles y de manera notablemente precisa en el ámbito recreativo.

Premisas de partida para el establecimiento de la regla propuesta.

Esta regla se ha obtenido bajo las siguientes premisas estándar (salvo el minuto de contingencia) para cualquier ascenso:

  • Profundidad máxima: -40 m.
  • No existen OBLIGACIONES descompresivas (NO DECO);
  • Presión inicial de la botella (para cualquier capacidad): 200 bar.
  • Se realiza parada recomendada de 3 minutos a -5 m.
  • Velocidad máxima de ascenso desde el fondo hasta la parada: 9 m/min
  • Velocidad máxima de ascenso desde la parada hasta superficie: 3 m/min
  • Ascenso donando desde el fondo (2 buceadores respirando de la misma fuente).
  • Consumo Equivalente en Superficie (SCR) en estrés = 30 litros/minuto (SCR estándar = 20 litros/minuto; Kseguridad = 1,5).
  • No tiempo añadido para contengencia de fondo por tratarse de buceo recreativo.

¿Por qué estas premisas y no otras?

La profundidad máxima de 40 m y la inexistencia de obligación descompresiva, son inherentes al buceo recreativo.

La parada se realiza porque las condicones de seguridad en el ascenso deben ser idénticas a las de cualquier otra inmersión. De necesitarse realizar el ascenso donando, terminada la inmersión debe poder hacerse otra inmersión consecutiva como si se hubiera tratado de un ascenso normal sin incidencias.

La parada habitual se realiza a -5 m y a -3 m. Se ha considerado la profundidad de -5 m porque es lo más aconsejado en las últimas investigaciones sobre probabilidad de enfermedad descompresiva; porque muchas veces el clima y la situación de oleaje en superficie no permiten una paradas superficiales a -3 m; porque para buceadores recreativos la técnica necesaria para realizar una parada estable a -5 m es menor que a -3 m, si no existe algún punto de agarre y, por último, porque es la más desfavorable a efectos de consumo.

El consumo SCR de 30 litros/minuto en estrés es el estándar para este tipo de cálculos. Y no es un consumo conservador en absoluto. Todo lo contrario, y más aún tratándose de buceadores recreativos, que en principio se les supone menores habilidades, técnica y aplomo ante los problemas. Es un error habitual considerar para estos cálculos SCRs personales en circunstancias de no estrés. (Se recomienda la lectura de la entrada titulada: «Una mágica conversión de reloj en manómetro: LA CUANTIFICACIÓN DEL CONSUMO DEL BUCEADOR» ).

El ascenso debe hacerse considerando las circunstancias más desfavorables posibles, es decir, en situación de donación al compañero.

La velocidad máxima de ascenso desde el fondo hasta la parada a – 5 m es de 9 m/min puesto que es la máxima considerada por la inmiensa mayoría de los estamentos de investigación y organizaciones de buceo afines.

Así mismo, se ha considerado la velocidad máxima de 3 m/min para el tramo desde la parada a – 5 m hasta superficie, por ser recomendada así mismo por muchos de estos organismos. Tiene toda la lógica desde el punto de vista que en ese tramo se experimenta una disminución de presión ambiente del 50% en apenas 5 m (1,5 atm a -5m hasta 1 atm en superficie). Esto es obviado increíblemente por sistema de enseñanza recreativo y requiere de una cierta técnica y un muy buen control de flotabilidad si no existen puntos de agarre (cabo, rocas, etc.).

Por último, si bien en buceo técnico es habitual la adición de un minuto de fondo para la resolución de problemas, es opinión del Autor de este blog que no debe ser considerado en el ámbito recreativo debido a las siguientes razones: el buceo recreativo no ofrece muchas posibilidades de resolución de problemas catastróficos, por ausencia de redundancia, preparación, conocimiento, equipamiento, etc.

Por ello, es aconsejable que, llegados al punto de la presión mínima de ascenso en el caso de cualquiera de los buceadores de la pareja, no se pierda tiempo en iniciar la donación y el ascenso inmediato ante cualquier problema importante. Permanecer más tiempo en el fondo puede resultar incluso contraproducente en este caso. Este tiempo obliga a una previsión de gas muy significativa y desproporcioada para el sistema de monobotella recreativo. Finalmente, una vez llegado cualquier miembro de la pareja de buceo a su presión de Gas Mínimo, la situción de inicio de ascenso debe iniciarse ya juntos y en el lugar adecuado para el ascenso, no requiriéndose acciones adicionales que requieran ningún tiempo.

Obviamente, si el lector prefiere considerar otras premisas, es muy libre de hacerlo, rogándole únicamente desde este blog que sean razonadas y no impulsadas por el deseo de que la inmersión dure más y, en consecuencia, de que los resultados requieran una menor presión de Gas Mínimo para ascender. Para ello, contará en cualquier caso con la herramienta de cálculo automático que este blog ofrece y que permite cambiar las premisas utilizadas, que consideramos como las más consistentes:

Propuesta de regla sencilla válida para cualquier profundidad recreativa y cualquier botella.

Es evidente que cualquier regla debe incluir la variable de la capacidad de la botella, por sencilla que se quiera hacer, para que sea coherente con los resultados reales. Por ello e incorporando las premisas de cálculo estándar mencionadas anteriormente, se propone la siguiente regla:


GasMinimo Recreativo(bar) = \frac{30}{Capacidad  Botella (litros)} * Profundidad (metros)

El Gas mínimo de ascenso (en bar) es igual a 30 veces la Profundidad (en metros) dividida entre la Capacidad de la botella (en litros).

Por cuestiones de fiabilidad de los manómetros, se deberá tomar en todo caso una presión mínima de ascenso de 45 bar en cualquier caso.

Esta operación es mucho más sencilla de memoria si se opera como se indica en la fórmula: dividiendo 30 entre los litros de la botella y multiplicando el resultado por la profundidad.

Haciéndolo así, el primer factor será casi siempre fijo, puesto que el buceador acostumbra a utilizar siempre una determinada capacidad de botella, por lo que resultará:

Botella de 10 l : 3 x Profundidad

Botella S80 de 11,1 l : 2,7 x Profundidad

Botella de 12 l : 2,5 x Profundidad

Botella de 15l : 2 x Profundidad

Botella de 18l : 1,7 x Profundidad

De esta manera, el buceador sólo deberá saber el coeficiente que corresponde a la botella que porta antes de sumergirse para, durante la inmersión, calcular el Gas Mínimo que necesita mediante una simple multiplicación.

Así, por ejemplo, un buceador con una botella de 12 litros sabrá casi instantáneamente que su Gas Mínimo a 20 m será de unos 50 bar o a 25 m de unos 63 bar, siendo el cálculo teórico a esas profundidades de 52 y 61 bar, respectivamente).

Quien bucee con botellas de 15 l lo tendrá aún más fácil, pues sólo tendrá que duplicar el valor de la profundidad en metros. Así, a 30 m será de unos 60 bar, a 25 m será de unos 50 bar, a 20 m de unos 40 bar (tomando un mínimo absoluto de 45 bar), siendo el cálculo teórico a esas profundidades de 57, 49 y 42 bar respectivamente).

El método es muy sencillo y a continuación se podrá comprobar que ofrece resultados casi coincidentes con los teóricos.

Resultados y comparación.

Como se podrá ver en el cuadro siguiente, la desviación respecto del resultado teórico es inferior a ± 5% en todos los casos a partir de 18 m de profundidad.

Los resultados son incomparablemente más exactos que cualquiera de las reglas que comunmente enseñan las organizaciones, analizadas en esta serie de artículos.

De esta manera obtenemos los siguientes resultados:

El color VERDE representarán los resultados ÓPTIMOS, que coinciden sensiblemente con el cálculo esperado. Desviación dentro del ± 5% s/ Gas Mínimo teórico. Lo ideal sería que cualquiera de los cuadros presentara mayoritariamente este color.

El color AZUL CLARO representará los resultados de gas EXCESIVO a lo esperable. Desviación entre el +5% y el +15% del resultado teórico. Obviamente serán resultados a favor de seguridad pero que desperdician gas de la inmersión.

El color AZUL OSCURO representará los resultados de gas MUY EXCESIVO a lo esperable. Desviación superior al + 15% del resultado teórico. Obviamente también serán resultados a favor de seguridad pero que desperdician mucho gas de la inmersión. Generalmente no tienen sentido ni aportan más seguridad.

El color NARANJA representará los resultados de gas INSUFICIENTE a lo esperable. Desviación entre el -5% y el -15% del resultado teórico.

El color ROJO representará los resultados de gas MUY INSUFICIENTE a lo esperable. Desviación mayor al -15% del resultado teórico. Es una zona peligrosa que debe evitarse.

Dichos resultados se pueden contrastar y calcular fácilmente con la Herramienta de Cálculo Automática de este blog.

Los resultados de esta regla propia ofrecen en el rango de 18 m a 40 m de profundidad una aproximación sensiblemente coincidente con los cálculos teóricos -realizados con las premisas dadas- con cualquier botella que se utilice del ámbito recreativo.

En el rango de profundidad SOMERO (10 m a 18 m), los resultados quedan desvirtuados por la influencia proporcional en esas cotas de la parada de seguridad y ascenso lento a superficie. Sin embargo, todos esos resultados son inferiores a la presión mínima absoluta de 45 bar que debe considerarse por cuestiones de fiabilidad de los manómetros de buceo, por lo que se puede afirmar que, aplicando ese mínimo absoluto, la regla funciona a cualquier profundidad y capacidad de botella.

Si se comparan estos resultados con los del análisis de las reglas enseñadas habitualmente en el ámbito recreativo (que se pueden encontar en la entrada titulada: «La fábula de la palanca inexistente: EL “GAS MÍNIMO”. Cuarta parte: ANÁLISIS DE LAS REGLAS SIMPLIFICADAS «,) independientemente de su funcionalidad y coherencia, puede comprobarse que son mucho más ajustados a los resultados teóricos. Basta echar un vistazo a los colores de las gráficas en el que se ve el casi total predominio del color verde en la regla propuesta (color que representa los resultados más próximos al cálculo teórico), en comparación con su escasez en la comparativa de las reglas habituales, para comprobar la diferencia.

REGLA PROPUESTA

Como se puede observar, el predominio del color verde (resultados con una desviación del ± 5% del cálculo teórico) es casi total.

Quien esto escribe manifiesta que honestamente desconoce la posible existencia de una regla similar y ni tan siquiera parecida. Y confiesa abiertamente su perplejidad sobre el hecho de que no exista ya algo tan sencillo y tan aproximado. O que, de existir, que no se utilice. Pero esta desazón no impide que haga su propuesta.

¡Que el lector la use y disfrute!

Puedes compartir el contenido en:

2 comentarios sobre “

La fábula de la palanca inexistente: EL “GAS MÍNIMO”.

Quinta parte:

PROPUESTA DE UNA REGLA SENCILLA PARA EL GAS MÍNIMO (QUE FUNCIONA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.