Muchos ordenadores
Puedes compartir el contenido en:
Criterios para comprar un ordenador de buceo

El uso de ordenadores o computadoras de buceo está universalmente extendido en el buceo recreativo. Incluso hay certificadoras que renuncian a enseñar el manejo de las tradicionales tablas a favor de estos aparatos. Pero su elección puede ser abrumadora, sobre todo si se es principiante. Y es natural, ya que el asunto es extenso, complejo y sujeto a opiniones en muchos aspectos.

La realidad es que muchos buceadores compran aparatos que no tienen demasiado sentido para el tipo de actividad que hacen. Otros, compran aparatos que les resultarán ineficientes en la práctica.

Por ello, lo que se propone en este artículo es lograr que el lector pueda determinar ─ o al menos aproximarse ─ a los requerimientos que razonablemente debiera tener su nuevo ordenador, sabiendo muy bien lo que es necesario, lo prescindible y reduciendo las posibilidades de compra estrictamente al grupo de ordenadores que los cumplan.

Como siempre, no se recomendarán marcas ni modelos concretos, sino que se darán pautas para que, una vez más, el lector pueda conformar sus propios criterios ─ único propósito de este blog ─ para comprar un ordenador de buceo de manera fundamentada.

(Para los lectores hispanoparlantes allende los mares, por cuestiones de economía se utilizará el término «ordenador», sabiendo que por allí es más habitual «computadora»).

Como ya sabe el lector de este blog, la característica fundamental del buceo recreativo o «sin techo» es la posibilidad de salir a superficie de manera directa, bajo cualquier circunstancia y en cualquier momento de la inmersión. Esto necesariamente implica y justifica que en el buceo recreativo las paradas obligatorias planificadas suelan estar prohibidas. Otra cosa es que alguien se despiste y entre en deco sin darse cuenta.

Por esta razón, lo único que debiera planificar o saber un buceador recreativo puro o «sin techo» (es decir con monobotella, un solo regulador, etc. ) es su Límite de No Descompresión (NDL), es decir, el tiempo que le falta para contraer obligaciones descompresivas a una profundidad dada. Eso es todo y, por tanto, lo único que debiera lógicamente mostrar a ese buceador un ordenador recreativo, además de la profundidad y el tiempo (para los cuales ya existen relojes y profundímetros). Estrictamente, no debiera valer para otra cosa. No pierda de vista el lector esta idea.

Por lo anteriormente dicho, comprar y llevar una máquina con gestión de infinitos gases y con sofisticadísimos algoritmos que producen una ingente cantidad de datos que el buceador recreativo ni utiliza ni probablemente llegue a utilizar, parece como ir en un coche de competición a comprar a un supermercado. Algo completamente desproporcionado e innecesario. Y muy caro.

Así que en este blog se darán a continuación una serie de pautas para que el lector las considere a fin de que plantee la adquisición de su próximo ordenador de una manera racional, independientemente de la libertad de cada uno para comprar lo que quiera con su dinero, derecho que no se discute, porque para eso es suyo.

Lo más importante de cualquier ordenador (y de cualquier otro instrumento) no es ni su algoritmo, ni su diseño, ni su fiabilidad, ni nada de eso …

… lo más importante de un ordenador de buceo es que se pueda leer bien.

Ya se puede tener el ordenador más sofisticado y caro del mundo que si no se es capaz de leer de manera clara lo que se ofrece en su pantalla, no valdrá absolutamente para nada. Y esto no es una ocurrencia, sino algo ignorado por mucha gente que compra ordenadores con pantallas de números que no se destacan sobre el fondo, ordenadores cuyo tamaño de pantalla es tan pequeño que los datos que ofrece son dificilísimos de leer o aparatos en que demasiados datos se presentan abigarrados y casi indistinguibles unos de otros o en menús totalmente anti-intuitivos y de difícil acceso.

Cierto es que las pantallas han evolucionado muchísimo en los últimos años. No se va a hacer una revisión de tecnologías (fácilmente obtenibles en Internet), pero sí se dirá que debieran ser preferibles claramente ─ nunca mejor dicho ─ las pantallas retroiluminadas sobre las de iluminación lateral y las que ofrecen datos con colores brillantes y visibles (OLED, LED, etc.) a las LCD monocromas, con el precio como desventaja.

El problema es que todo en la tienda se ve muy bien. Otra cosa muy distinta es lo que ocurre debajo del agua, teniendo en cuenta que la lectura se da en unas condiciones que muchas veces no son óptimas, como por ejemplo con poca luz o con turbiedad en el agua.

En un excelente vídeo de la revista alemana TAUCHEN, se pueden apreciar las enormes diferencias de visualización de un gran número de ordenadores actuales. La prueba se realiza en distintas profundidades y condiciones de iluminación. Además, en él también se evidencia cierta disparidad entre los datos ofrecidos. Merece la pena verlo en su integridad.

Comparación de ordenadores de buceo a distintas profundidades

Compruébese cómo la lectura de muchos de los modelos es muy dificultosa en determinados casos. Un ordenador debiera presentar sus datos de tal forma que el buceador pueda leerlos de un vistazo y sin esfuerzo en cualquier circunstancia.

Y aquí nos encontramos con la segunda parte del binomio: la vista del buceador.

Las estadísticas muestran que el buceo es una actividad tardía, situándose la edad media de sus practicantes en torno a los cuarenta y tantos años. Mal que pese, la vista de un joven de veinticinco años no es la misma que la de una persona de cuarenta y cinco o cincuenta años. Independientemente de otras afecciones, con la edad se manifiesta una pérdida gradual de capacidad para enfocar objetos cercanos. La «vista cansada» o presbicia .

Al lector joven que no tenga ningún problema y esté leyendo esto se le comunica que, lamentablemente, la presbicia en cierta manera es tanto inevitable como traicionera porque un buen día se levantará de la cama descubriendo que no es capaz de leer cómodamente el periódico o la letra pequeña de su móvil que leía sin dificultad el día anterior. Y es que la puñetera no avisa sino que se produce de un día para otro. A partir de ese momento, prepárese para leer estirando cada vez más el brazo y acopie una colección de «gafas de cerca» para ir dejándolas (y perdiéndolas) por todos lados.

En esta tesitura, le empezará a resultar difícil distinguir los números de su carísimo y maravilloso ordenador de pulsera que utiliza también fuera del agua. No sería ni la primera ni la segunda vez que alguien hace algo incorrecto simplemente porque no ha podido leer nítidamente la información que le proporcionaba su aparato. Y entonces, empezará a apreciar «los números grandes».

Aun existiendo la posibilidad de acoplar unas lentes de presbicia a la máscara de buceo o llevar lentillas (que resuelven parte del problema, pero no todo), si el lector está en la antesala de la cuarentena y se va a comprar un ordenador, considere muy seriamente este comentario aunque todavía no haya sido atacado por este problema. Porque, con toda probabilidad y más pronto que tarde, no se librará.

Uno ha estado buceando muchos años sólamente con un profundímetro digital que sin embargo ofrece unos números que ya no puede leer con comodidad debido a su deterioro físico (y, según sus amigos, también mental).

Una solución de fortuna se le ocurrió a quien esto escribe observando cómo los paracaidistas sujetan en la mano sus altímetros. Consiste en situar el aparato no en la muñeca sino en el dorso de la mano, de tal manera que no impida utilizarla, pero que aumente la distancia desde los ojos hasta la pantalla situada perpendicularmente, permitiendo una lectura razonable de la información. A falta de correas específicas para esta posición, se puede hacer algo similar con el sistema de elásticos o «bungees» como se puede ver en la siguiente imagen.

Muchos buceadores recreativos caen en la tentación de comprar un ordenador muy sofisticado y destinado a un buceo que no practican bajo la idea de que «más vale que sobre que no que falte», pensando que así no tendrán que comprar nunca ningún otro aparato.

Sin embargo y al contrario de lo que sucede con los reguladores, los ordenadores de buceo han evolucionado y están evolucionando enormemente en prestaciones y fiabilidad en los últimos años. Por esta razón, no parece la mejor idea comprar algo con funcionalidades que no se van a utilizar a corto o medio plazo porque, cuando realmente se lleguen a necesitar, probablemente existan otros aparatos mucho más adecuados, fiables e, incluso, baratos.

Además de todo ello siempre en este blog se insiste en la misma idea: primero formación y luego material. Sólo la formación permite entender lo que realmente se necesita y por tanto lo que se debe comprar.

Independientemente de contar con un manual de uso en el propio idioma (obligado en la UE, pero que a veces no se cumple) y de que el texto traducido sea comprensible (¿cuántas firmas hacen traducciones automáticas que resultan ininteligibles y a veces ofensivas para los sensibles al maltrato del idioma?), tener que estudiarse un complejo manual para cada aparato que nos rodea no deja de ser una tortura, máxime cuando se trata de algo que se utiliza ocasionalmente.

Pregunte el lector a sus compañeros de buceo si alguno se ha leído a fondo el manual del ordenador que lleva. Y si lo ha hecho pero no recientemente, de qué se acuerda. ¿Cuántas veces se ve en un barco de buceo a gente preguntando si alguien sabe cómo se cambia de aire a Nitrox en su ordenador? ¿O cómo se accede al tiempo de intervalo entre dos inmersiones? ¿O cómo se obtiene el registro de inmersiones al terminar?

Pero a veces las dificultades se transforman en problemas. Para ilustrar esto, el pasado verano este Autor tuvo que asistir a un buceador que salió del agua sin gas, literalmente histérico y llorando por creer que había tenido que salir omitiendo una parada deco de más de media hora que pensaba que le estaba marcando su ordenador. Resultó que éste era recién comprado, no especialmente intuitivo en la presentación de resultados y que la «víctima» no se había estudiado su prolijo manual, no sabiendo interpretar correctamente la pantalla.

Por ello, junto con una clara y sencilla presentación de resultados, la simplicidad de manejo y debiera ser prioritaria en la elección de un ordenador.

Empieza a haber ordenadores recargables mediante conexión USB y con carga inalámbrica. Sin embargo, son mucho más frecuentes los que utilizan baterías, algunas reemplazables por el usuario y otras que solo pueden ser cambiadas en el servicio técnico, lo cual puede ser un grave inconveniente cuando se está en un viaje y de repente se agotan.

Afortunadamente, cada vez hay más modelos en los que el propio buceador puede reemplazarlas. Pero desde luego es un dato importante a considerar a la hora de elegir, debiéndose preferir las baterías reemplazables por el propio usuario y los modelos que puedan utilizar varios tipos o, al menos, baterías que sea verosímil encontrar en cualquier lugar remoto del planeta (tipo AA o AAA).

Respecto de los materiales, existen ordenadores con carcasas metálicas y de plástico.

Las de plástico son de menor calidad y duración en general, con una excepción: las de DELRIN(polioximetileno o acetal), de gran calidad y durabilidad. La mayor parte de los ordenadores de gama alta están fabricados con este material actualmente.

También hay que mencionar que, al igual que ocurre con por ejemplo las segundas etapas de los reguladores, hay modelos en los que abundan embellecedores, piezas plásticas pegadas y otras innecesariedades semejantes. El lector puede estar seguro de que los escudos y adornos acabarán desprendiéndose con el tiempo. Por tanto, prefiera los ordenadores con carcasas simples fabricadas de una sola pieza.

Respecto del material transparente de las pantallas, las hay de cristal de zafiro y de diversos plásticos.

Aunque el primero se raya menos, la realidad es que todas las pantallas se acaban rayando. Y mucho. Hasta tal punto que a veces es difícil distinguir los datos que ofrecen, sobre todo si son LCD monocromas.

Por ello, se recomienda comprar, al mismo tiempo que se adquiere el ordenador, varios protectores de pantalla adhesivos específicos para el modelo en cuestión (porque, aunque es posible adaptar protectores de pantalla de teléfonos móviles recortados, a veces resultan y a veces, no). No lo deje el lector para más adelante, porque acabará protegiendo una pantalla ya rayada.

Tradicionalmente las correas de relojes y ordenadores de buceo se distinguen de las normales puesto que llevan una especie de fuelle que permite adaptar el aparato a trajes de neopreno de distintos espesores que varían con la profundidad. Además de éstas, existen innumerables sistemas: de velcro, de enganches rápidos, correas «NATO», etc … Para gustos, los colores.

Distintos tipos de correas para ordenador de buceo
Distintos tipos de correas para ordenador de buceo

Sin embargo, desde este blog se recomienda considerar otra opción. En el ámbito del buceo técnico se suele emplear un sistema distinto que son los denominados en inglés bungees o shock cords que no dejan de ser gomas elásticas extremadamente resistentes que se adaptan al ordenador por distintos procedimientos, generalmente existiendo unos agujeros al efecto en la propia carcasa del aparato o bien comprando una suerte de adaptadores de goma que permiten su inserción. Quien ha probado este sistema no suele volver a las tradicionales correas.

Sistema que sustituye a la correa tradicional
Sistema que sustituye a la correa tradicional

Si el ordenador elegido por el lector no tiene agujeros para esto, no se preocupe demasiado. Prácticamente todos los ordenadores pueden ser adaptados para su uso con elásticos, a veces con piezas al efecto, a veces con un poco de maña.

Accesorios para adaptación de elásticos
Accesorios para adaptación de elásticos

Casi todos los ordenadores tienen alarmas para advertir de algún límite próximo, sea de profundidad, sea de tiempo (o de NDL). Puede estar bien para gente muy despistada pero, aunque los hay muy acostumbrados a ellas, son innecesarias para cualquier buceador que se precie ya que éste debiera tener en su cabeza en todo momento dichos datos, aunque sea aproximadamente.

Las alarmas acústicas ponen en alerta a los demás y a veces, molestan. Recientemente han aparecido ordenadores con alarmas por vibración (a modo de las de los teléfonos móviles), que funcionan discreta y bastante efectivamente aun con trajes de gran espesor.

Dado que los ordenadores casi siempre tienen registro de inmersiones (logbook) descargable y algunos también han de ser actualizados de vez en cuando, se hace necesario un procedimiento para conectarlos a un ordenador, teléfono, tableta o similar.

Afortunadamente se van superando poco a poco los modelos que requieren una base o una pieza especial de conexión. Esas piezas se pierden, dejan de funcionar y quedan obsoletas rápidamente (los foros están llenos de gente con ordenadores algo obsoletos clamando por la pieza de conexión averiada o que han perdido, única con la que funcionan).

Afortunadamente, las conexiones estándar USB o directamente inalámbricas por WiFi o Bluetooth se van imponiendo, siendo preferibles estas últimas porque no necesitan conexiones físicas expuestas a suciedad o a deterioro.

Respecto del registro de inmersiones, al finalizar la jornada en cualquier centro se puede ver a mucha gente afanándose por rellenar a bolígrafo su registro o logbook, aun teniendo ordenadores con registro digital integrado. Ello puede ser porque subyaga una cierta desconfianza a almacenar digitalmente este tipo de datos, porque no se sepa cómo descargarlos e integrarlos en un archivo externo o porque no se le dé validez «legal» a este tipo de archivos y sí al registro físico (a este respecto, se recomienda leer el pasado artículo «EL CUADERNO DE BUCEO – Primera parte: EXIGENCIA Y PROPÓSITO«).

Muchos ordenadores ofrecen demasiada información en la misma pantalla. Y algunos lo hacen con números no destacados, mismos tamaños, colores, etc. Esto es una incomodidad y puede llegar a ser un problema.

En la siguiente imagen extractada del vídeo anterior se puede observar un ordenador con una pantalla de no fácil y clara lectura.

Demasiada información, dado que lo que necesita realmente un buceador recreativo durante su inmersión es únicamente la profundidad, el tiempo de inmersión, la velocidad de ascenso, el Límite de No Descompresión y poca cosa más.

El resto (temperatura del agua, profundidad máxima, batería, etc.) pueden estar perfectamente en otra pantalla accesible mediante un botón.

Se podrá pensar que mientras la información fundamental sea visible, el resto sólo ocupa espacio. Aceptando el argumento, valore cada caso el lector. Quien escribe prefiere pocos datos y claros (la anécdota del buceador en estado de pánico narrada anteriormente apoya esta postura).

El mundillo del buceo (incluso en el buceo técnico) se divide en partidarios y detractores del uso de sensores inalámbricos para medir la presión de la botella. Dichos sensores conectados a un puerto de alta presión de la primera etapa del regulador trasmiten dicha presión al ordenador que se lleva, de tal forma que deben ser compatibles. En los ordenadores que incorporan esta funcionalidad aumenta significativamente el precio.

El Autor, anticuado (o clásico, según quién lo diga), un poco escéptico y bastante gruñón, no es muy partidario de este sistema por considerarlo innecesariamente sofisticado y poco fiable, prefiriendo destinar el sobre costo que implica esta opción a comprar un ordenador mejor sin ella. En cualquier caso, todo esto es muy opinable.

Con precios obtenidos de la web de un reputado vendedor español, el rango de precios del segmento recreativo varía entre los 200 € y los 1.000 €, aunque excepcionalmente alguno muy específico alcanza los 1.500 €. El segmento de los ordenadores técnicos suele empezar entorno a los 600 € hasta los 1.300 €, aunque hay excepcionalmente algunos pueden alcanzar los 2.500 €.

Como se verá, el rango es amplísimo en ambas categorías.

Implícitamente existen dos categorías de ordenadores: una destinada al buceo recreativo normal ─ es decir, «sin techo» ─ y otra destinado al buceo técnico o buceo «con techo».

La aparente línea de separación entre ambas sería que, mientras los ordenadores recreativos sólo permiten el uso tanto de Aire como de Nitrox, los ordenadores técnicos permiten la gestión de varios gases para paradas descompresivas. Pero esto es sólo aparente, como luego se verá.

Hay que decir que este tipo de ordenador generalmente tiene un funcionamiento oculto, es decir, con algoritmos patentados no accesibles a terceros (cosa que en este caso es irrelevante, pero que no lo es en otros ámbitos, como veremos), así como tampoco son configurables más allá de la elección de algunos «factores de conservadurismo» generales y cuyo funcionamiento es igualmente inaccesible.

Ello es lógico ya que van destinados a un tipo de usuario que ni sabe ni necesita saber cómo funcionan las tripas de su aparato, por lo que no debe ser considerado como una desventaja en este caso.

Cuando detectan alguna violación significativa de los protocolos de descompresión o ascenso, muchos ordenadores recreativos se bloquean impidiendo al buceador proseguir con su buceo o con inmersiones sucesivas hasta pasado un tiempo determinado (típicamente, 24-48 horas).

Se supone que el propósito es proteger al buceador ante una violación de los protocolos de seguridad, impidiéndole seguir buceando y agravando el problema, hasta que el supuesto riesgo haya desaparecido. (Y no sólo proteger al buceador, sino proteger también a la marca de una eventualidad responsabilidad).

Ya terminada la inmersión y en el barco, el que esto escribe ha visto en varias ocasiones a buceadores ─ incluso instructores ─ dejar su ordenador sumergido colgando de un cabito para que éste no se bloquee y poder seguir utilizándolo.

Este tipo de cosas parecen un poco infantiles, pero la verdad es que a veces existe una cierta contradicción entre lo que el ordenador estima y lo que el buceador desea o necesita. Pero, por otro lado, el ordenador debe garantizar la seguridad del que se presume novato. El debate entre si debe predominar la seguridad de un buceador al que se supone que todavía no controla mucho su buceo sobre la libertad de decisión del buceador que sí cree controlarla, está encima de la mesa.

Lo que prácticamente todos los ordenadores recreativos ofrecen como mínimo en la actualidad, son las siguientes funcionalidades:

  • Gases: Aire y Nitrox (< 40% de O2);
  • Profundímetro y, generalmente, profundidad máxima alcanzada;
  • Tiempo de inmersión;
  • Temperatura del agua;
  • Límite de No Descompresión (NDL);
  • Parada recomendada (con elección a 3 ó 5 m, que generalmente no se puede desactivar);
  • Velocidad de ascenso (con algún tipo de alarma);
  • Reserva de la batería;
  • Luz;
  • Alarmas de PpO2 y velocidad de ascenso excesivas y de parada omitida;
  • Configuración de parámetros: Presión parcial del oxígeno máxima (PpO2 máx.) con profundidad máxima operativa (MOD); Porcentaje de O2 para Nitrox; Factor de seguridad o Factor de conservadurismo y Altitud. Tipos de unidades (Sistema Internacional o Imperial).

Esto debiera ser más que suficiente para el buceo «sin techo». Sin embargo, también se incluyen generalmente:

  • Registro de inmersiones (con nº máximo y datos muy variables) visibles por pantalla;
  • Algoritmos cerrados para paradas de descompresión obligatorias;
  • «Factores de conservadurismo» determinables por el buceador;
  • Alertas acústicas;
  • Pantalla toxicidad CNS;
  • Hora UTC (Coordinated Universal Time).

Dando un paso más, el ordenador puede incluir adicionalmente:

  • Modo de sólo profundímetro ─ Gauge Mode ─. Funcionalidad prácticamente inútil para la mayoría;
  • Modo apnea. Útil sólo para quien además practiquen esta modalidad;
  • Gestión de varios gases deco (< 40% de O2) para buceo con descompresión sin Trimix (importante decir que esta función no es propia del buceo recreativo o sin techo);
  • Planificador de inmersiones (que poca gente utiliza en el buceo recreativo);
  • Posibilidad de «parada profunda» ─ Parada Pyle ─, (utilidad muy discutible);
  • Funciones de descarga de inmersiones por USB u otra conexión física.

Todavía otro escalón más de precio y se puede encontrar:

  • GPS (que funciona solamente fuera del agua); funcionalidad inútil en la práctica para la mayoría;
  • Brújula digital integrada (la mayor parte de los buceadores prefiere un aparato analógico independiente);
  • Sensor inalámbrico de presión de gas (con partidarios y detractores);
  • Alertas de vibración (no sólo acústicas);
  • Funciones de descarga de inmersiones y actualizaciones por Wifi o Bluetooth;
  • Cronómetro reiniciable (innecesario en buceo recreativo);
  • Reloj «inteligente» ─ smart watch ─. Exclusivamente para los que gusten de estas cosas fuera del agua.

A partir de aquí, entraríamos en los ordenadores para buceo técnico.

Los ordenadores de buceo técnico, además de las funcionalidades mencionadas anteriormente y otras muchas muy útiles en inmersiones con descompresión programada, tienen otras características como la elección de factores de gradiente, códigos abiertos, etcétera, que resultan muchas veces útiles y a veces imprescindibles para este tipo de buceo. No se entrará a fondo en esto aquí ya que éste es un blog enfocado al buceo recreativo.

Entre ambas categorías hay muchas diferencias, aunque la más aparente es que los ordenadores pertenecientes a la segunda permiten la gestión de varios gases de descompresión (ya que en este tipo de buceo no se utiliza un sólo gas en la inmersión, sino varios).

Sin embargo, la gestión de varios gases no es suficiente para que un ordenador satisfaga los requerimientos del buceo técnico real. Se venden muchos modelos como «técnicos» con gestión de muchos gases que en realidad no reúnen todos los requisitos mínimos que debiera cumplir un verdadero «ordenador técnico».

Estando destinado BUCEO RACIONAL a los buceadores recreativos, se mencionan genéricamente las características mínimas que debe reunir un ordenador verdaderamente técnico para que el lector entienda las diferencias que debe haber entre los ordenadores recreativos y los técnicos y, sobre todo, para que distinga aquellos modelos que se venden como «técnicos», sin serlo realmente, si es que el lector recreativo considera dar el paso hacia este tipo de buceo.

Para que «cumpla», además de las funcionalidades adecuadas, debiera tener los siguientes requerimientos mínimos (no confundir con «funcionalidades»):

  • Algoritmo transparente y compatible con programas externos de planificación;
  • Gestión (incluso dentro del agua) de al menos 5 gases diferentes que deben incluir Trimix y O2 puro necesariamente;
  • Posibilidad de recalcular paradas de descompresión si se omiten gases deco durante la inmersión;
  • No bloqueo en caso de violaciones del ascenso;
  • Factores de gradiente configurables, modificables incluso durante la inmersión;
  • Funcionamiento garantizado hasta al menos 150 m de profundidad;
  • Personalización amplia de la información ofrecida en los menús y pantallas con «interfaz» clara e intuitiva en pantallas fáciles de leer en cualquier circunstancia y sin luz;
  • Soporte con actualizaciones continuas para resolución de fallos, incorporación de otros algoritmos y continuas mejoras.

Si un ordenador que se ofrezca como técnico no cumpliera alguno de estos requisitos MÍNIMOS, piénseselo dos veces el lector antes de adquirirlo para este propósito.

Esta conclusión contendrá la opinión personal de quien esto escribe sobre cómo abordar la elección de un ordenador recreativo. Es la siguiente:

Sin duda todos los ordenadores candidatos proporcionarán las funcionalidades mínimas que se le suponen a cualquier ordenador actual, a saber: Aire y Nitrox < 40% de O2; Lectura de profundidad (profundímetro) y máxima alcanzada; Tiempo de inmersión; Temperatura del agua; Límite de No Descompresión (NDL); Parada recomendada; Velocidad de ascenso (con algún tipo de alarma) e Indicador de reserva de batería. Compruebe que el modelo que finalmente elija tiene todo ello, pero sólo al final y por puro trámite.

Ni se preocupe el lector por cuestiones como el algoritmo que emplea, el número de «tejidos» que considera o si tiene o no factores de gradiente. Para el buceo recreativo (en el que nunca se debe «entrar en deco»), cualquier algoritmo vale.

Fíjese en primer lugar en cosas más útiles y mucho más importantes como el tipo de pantalla (si la pantalla es retroiluminada o iluminada lateralmente, con colores o monocroma, etc.) y si la información es claramente legible y ordenada en cualquier circunstancia.

Fíjese también en que la batería tenga una buena duración, se cargue mediante conexión USB o pueda ser reemplazada por el propio usuario y no tenga que mandarlo a la N.A.S.A. a que se la sustituyan. Mire ─ en la medida de sus posibilidades ─ si los menús son simples de manejar y vea el manual como algo que se tendrá que aprender, por lo que más le valdrá que corresponda a un aparato sencillo e intuitivo de usar.

Y entonces, dentro de su presupuesto, escoja los aparatos que mejor cumplan todo lo anterior y de la construcción más robusta posible, especialmente los que tengan una pantalla de más calidad, de tamaño adecuado a su visión, mejor y más clara y ordenada lectura.

Una vez elegidos, añada a cada uno un par de protectores de pantalla adicionales, un adaptador para elásticos (si hiciera falta) y mire sus precios resultantes.

Ahora y sólo ahora, si puede, le apetece gastar más y siempre sin renunciar a la mejor pantalla posible, fíjese en los aparatos del grupo escogido con posibilidad de actualizaciones de firmware por Bluetooth.

Si desea dar un paso más, considere luego funciones adicionales de sensores inalámbricos de presión y brújula integrada. Vuelva a ver los nuevos precios incrementados.

Si todavía le sobra dinero y sigue decidido a gastar aún más, considere sólo entonces modelos que además tengan funciones de reloj inteligente, GPS, gestión de gases deco (que no son para buceo recreativo) y demás zarandajas, sabiendo que ya está en el terreno del capricho.

Recuerde el lector que no hay mejor compra que algo equilibrado, que no lo más complejo es siempre lo mejor y, sobre todo, que no hay nada más caro que comprar algo que luego no sirva adecuadamente para lo que se compró.

Puedes compartir el contenido en:

17 comentarios sobre “

Menos es más:

CRITERIOS PARA COMPRAR UN ORDENADOR DE BUCEO

  1. Muy buen artículo. En general, de acuerdo en todo, con la salvedad de la afirmación que se hace de que el algoritmo en ordenadores para buceo recreativo no debe ser tenido en cuenta, eso me parece un error grave, que en según que situaciones (tipicamente sucesivas con 1-2 horas de intervalo de superficie, y pasando de los 15-18 metros de profundidad) pueden dar lugar a diferencias apreciables entre diferentes modelos. Por no mencionar algunos que te marcan tiempos de descompresión excesivos y de manera súbita, provocando a novatos situaciones de ansiedad (no es un caso hipotético, me ha tocado verlo más de una vez). Un saludo, y muchas gracias por la labor de compilación y exposición !

    1. Hola Andrés.

      Incluso si se admitiera tú objeción, ¿qué buceador recreativo tiene la formación para evaluar ningún algoritmo de descompresión?
      Mi postura es constatar la realidad de que todos los algoritmos cumplen de una manera u otra. Y que las diferencias en algunas situaciones no son evaluables por casi nadie, luego a casi nadie debieran preocupar.

      Un saludo muy cordial y feliz año.
      G.

      1. Buenos días, pues a lo mejor hubiera estado bien extenderse sobre las diferencias entre los diferentes algoritmos de los ordenadores de buceo recreativo. Es algo que hacen de manera recurrente las revistas de buceo extranjeras. Así el articulo de este blog quedaría mucho más completo y sería de mucha más utilidad para el principiante.
        No puedo copiar aqui el enlace, pero recomiendo el articulo de scubatechphilippines sobre algoritmos de ordenadores de buceo.
        Un cordial saludo, y muy feliz año.
        Andres

        1. Hola de nuevo, Andrés.

          Conozco los artículos de Scubatechphilippines y concretamente el que mencionas. Por cierto, excelente blog.

          Pero yo adopto un enfoque distinto porque niego la mayor al considerar que casi ningún buceador recreativo medio – ni siquiera muy avanzado e, incluso, muchos técnicos- tiene formación para evaluar diferencias entre algoritmos más allá de hacer suyas afirmaciones muy generales como las que contiene el artículo mencionado (algunas de las cuales, además, no comparto) y menos tienen criterio para evaluar qué es lo que le conviene personalmente. Sobre todo porque hablamos de algoritmos cerrados generalmente.

          Todos los algoritmos funcionan y son suficientemente seguros para el buceo recreativo. Y no creo que en este ámbito se deba ir mucho más allá de esta afirmación. Es liar innecesariamente a la gente.

          Un saludo cordial
          G.

          1. Hola de nuevo, creo que estamos de acuerdo en que estamos en desacuerdo.
            Aunque lo que dices sobre la seguridad es cierto desde un punto de vista de prevención de la ED, hay ordenadores que son más convenientes que otros para hacer sucesivas. Y hay otros ordenadores que penalizan demasiado y de manera abrupta, lo cual ha inducido episodios si no de pánico, si de bastante stress a novatos., lo cual es muy peligroso.
            Muy cordiales saludos, estimado G,

        2. Lo primero dar la enhorabuena al autor del blog por abordar estos temas de interés,lo segundo estoy muy de acuerdo con el tema del desconocimiento de los aspectos fisiológicos en el buceo y su forma de paliar los aspectos negativos del mismo, con los modelos matemáticos (Algoritmos) .Casi nadie tiene ni idea , y a nadie le importa pero creo que es muy importante saber y muy interesante tener conocimiento sobre estos procesos y debatir sobre ello a través de las nuevas investigaciones. Gracias por tu comentario, no conocía el blog de https://scubatechphilippines.com/scuba_blog/a-simple-guide-to-dive-computer-algorithms/ y me parece brutal hacia tiempo que buscaba un artículo así.muchas gracias

  2. Excelente articulo, estoy totalmente de acuerdo con lo que se expone. Hay ordenadores cuyas pantallas se pueden configurar (por el usuario en breves segundos) en diversos colores, en el tamaño de los números, en el número de cuadriculas que dan informacion, en el nivel de seguridad o conservadurismo del algoritmo,…..
    casualmente yo tengo el ordenador que aparece en la ultima foto del articulo, yo lo uso en otra pantalla mas acorde a mis necesidades, color mas visible, menos datos, números grandes (por mi presbicia), tiene un pulsador que incrementa el brillo durante unos segundos, la batería se carga con un USB….. El gas de la botella lo gestiono mediante un dispositivo de distancia y llevo un manómetro analógico en el segundo puerto de HP de mi regulador (por redundancia). No digo marcas ni modelo por guardar la imparcialidad comercial.
    Un abrazo al autor del presente articulo, no dejes de enseñar a los que queremos aprender de ti.

  3. Muy buen artículo! Se empieza a poner de moda buceos sin paradas obligatoria pero con 2 gases, apurando el tiempo de fondo con aire y alargando el ascenso con un EAN40%. Entiendo que en España no sería buceo técnico pero si que seria muy útil un ordenador con al menos 2 gases. Y no tenemos que olvidar los ordenadores para rebreather que practiquen buceo recreativo, ¿o bucear con rebreather “sin techo” no es recreativo?

    1. Hola Caproig, Llevo 17 años buceando con rb, y por las complicaciones y riesgos inherentes al buceo en cerrado, creo que aunque no haya techo físico ni virtual, debe ser tomado casi siempre como buceo técnico en el sentido de que debe haber redundancias en el suministro de gas y otras funciones vitales.
      Un saludo,
      Andres

      1. Hola AndresPP.
        Me pregunta venía con doble intención, estoy totalmente de acuerdo contigo, no me parece correcto que se le pueda llamar a bucear con RB buceo recreativo, ya sea semi cerrado o cerrado, pero, entrar en parada obligatoria de 5’ con un 12L en la espalda se le considere buceo técnico (o como se le considere en España). Creo que buceo técnico y buceo con techo virtual no es lo mismo, es mi humilde opinión. Y gracias por tu respuesta.

    2. Hola CapRoig.

      Con el nuevo Reglamento de 2020, mientras no haya techo (físico o «virtual», incluyendo las obligaciones descompresivas o paradas deco), no se baje más de 40 m, no se respire otra cosa distinta al Aire o al Nx<40 , efectivamente se trata de buceo recreativo "sin techo". Se lleven una, dos o siete botellas.
      La moda que describes del Aire+Nx40 ... pues muy bien. "Picas" a 40 m unos 10 minutos, subes a 25 m, cambias el gas a Nx40 para extender el LND unos minutos más y feliz cuan perdiz. Nihil obstat.
      Otra cosa es que merezca la pena cargar Nitrox 40 para eso (en un centro no será, ¿verdad?) y llevar una segunda botella. Y supongo que, si es casero, a lo peor se hace por trasvase directo de O2 porque lo del "stick" con analizadores ya sería para nota ¿no? ¿Merece la pena de verdad todo esto?
      Yo creo que esto es una pequeña salida de tiesto de lo que es el recreativo, que no contempla cambios de gases durante la inmersión.

      Respecto de los rebreathers recreativos, ya di mi opinión en el pasado artículo "Paradojas subacuáticas: ¿REBREATHER PARA BUCEO RECREATIVO?«. Resumidamente, salvo fotógrafos y probaturas curiosas, para mí los rebreathers no tienen el menor sentido para buceo recreativo. Por mucho que intenten implantarlos a fin de abrir nuevas líneas de mercado, ya que hablamos de modas.
      Además, me sumo al comentario de AndrésPP: complicaciones y riesgos innecesarios y desproporcionados para el ámbito recreativo sin techo.
      Por tanto, hablar de ordenadores para rebreathers en este caso es estéril.

      Un saludo cordial.
      G.

      1. Hola Jose. Gracias por tu respuesta.
        Te sorprendería la cantidad de gente que hace sus propias mezclas de buceo en casa, precisamente por que en centros de buceo es algo complicado. Tampoco es tan descabellado ni complicado cargar una S80 con un Nitrox 40 que probablemente te sirve para 2 o 3 buceos.
        Respecto al RB, fotógrafos, videografos, curiosos, personas con altos consumos… hay su pequeño mercado. No debemos olvidar las épocas gloriosas del Dolphin y Ray, Horizont también está empujando para hacerse con su público. Sin menospreciar los RB CCR que quizás se encuentran en otra liga por los precios. Que no los veamos con regularidad por los centros de buceo no es significativo.
        Un cordial saludo.

  4. El primer ordenador que compré hace 35 años, fue el Aladín Pro y funciona perfectamente, tengo 2 Suunto y 2 Geo2 de Oceanic que sólo sirven como reloj, no funciona el profundímetro, He buceado muchos años con un profundímetro y tablas,

  5. Qué barbaridad!

    Muchas gracias por toda la información, me parece de lo más útil.

    No obstante reconozco que esperaba encontrar ejemplos de ordenadores: marca y modelo, tanto para el apartado de recreativo como de técnico… sigo estando igual de perdida, solo que ahora se «que debe tener» (aunque todos, como ya adelantáis vosotros, tienen lo mismo)… así q sigo sin entender si un ordenador Seac de 100e (Partner), un mares de 200e (smart) o los suunto D5 o vyper Novo son iguales que el suunto eon core de 650e (diveinn de tradeinn)… o GARMIN de 1000e.

    Al final es muy difícil tener una opinión fiable, pues el único que te enseña los modelos (y q está al dia de las últimas novedades y comparativas) ni tiene todos los modelos de todas las marcas, ni, evidentemente, le da igual vender un Salvimar q un Garmin…. snifsnif

    Pero como decía al principio, gracias por su labor al publicar en el blog, siempre acabo acudiendo al blog para saber más y más…!

    Un saludo!!!!

    1. Estimada lectora:

      Soy muy consciente de que hacer referencia y someter a crítica modelos concretos de ordenadores que estén en el mercado hubiera sido mucho más sencillo para los lectores. Sin embargo en este blog no se mencionan marcas o modelos salvo muy excepcionalmente y sólo para ilustrar alguna cuestión muy específica por dos razones:
      primero porque el propósito del blog es que el lector forme su propio criterio sobre la base de aspectos objetivos y generales.
      Segundo, porque se cuida como indispensable la independencia de toda marca comercial. Ello permite tener libertad absoluta para decir lo que se considere sin caer en dependencias de terceros.

      Gracias por el comentario.
      Un saludo cordial.
      G.

  6. Muy bien explicado el articulo, estoy de acuerdo en todo lo que comentas excepto en el tema de los algoritmos de buceo, por supuesto todos son seguros para el buceo recreativo pero algunos como el RGBM se pasan de conservadores y en inmersiones sucesivas recortan mucho el tiempo de fondo o entran en deco mucho antes que otros algoritmos, eso puede crear situaciones de “cabreo” en otros buzos que tienen que esperar varios minutos dentro o ya fuera del agua a que tu ordenador te diga que puedes salir a superficie, lo sé porque así era mi antiguo ordenador y me ha pasado varias veces.
    Otro punto a considerar que yo añadiría al comprar un ordenador de buceo es “cuánto lo vamos a usar”, la mayoría de la gente suele bucear 1 o 2 veces al año en un viaje o vacaciones, lo que viene a ser de 10 a 30 inmersiones al año, no tiene sentido comprase un superordenador para bucear una vez al año y tenerlo en el armario el resto del año, otra cosa es que trabajes de Dive Máster o instructor y bucees todos los días.
    Por lo demás muy interesante la reflexión, gracias y saludos.

  7. Muy buen artículo, y sobre todo aclaratorio de muchas cosas que no pensamos a la hora de comprar el ordenador.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *