BUCEO RECREATIVO contra BUCEO TÉCNICO
Puedes compartir el contenido en:
BUCEO RECREATIVO contra BUCEO TÉCNICO
BUCEO RECREATIVO contra BUCEO TÉCNICO

A cuenta de un reciente artículo se produjo un interesante intercambio de opiniones con dos suscriptores que ponían en duda que bucear con un rebreather, aun con salida directa e inmediata a superficie en cualquier circunstancia y momento de la inmersión (1) ─, pudiera ser calificado como «buceo recreativo». La tesis sostenida por estos implicados lectores era que la complejidad del aparato hacía imposible no calificarlo como «técnico».

Muy al contrario, otros lectores insisten en la posibilidad de considerar el uso del rebreather en el ámbito recreativo.

La división del buceo en dos categorías y la identificación del buceo recreativo con la simplicidad y del técnico con la complejidad es un asunto con más enjundia de lo que pudiera parecer que en BUCEO RACIONAL se quiere argumentar profundizando en el origen y razón de ser de dichos conceptos con conclusiones no tan evidentes, como comprobará el lector. 

Parafraseando el aforismo popularizado por Les Luthiers, sólo se puede afirmar que «Todo buceo pasado fue anterior», queriendo significar con ello que no siempre el buceo ha sido como es ahora y que no se puede aseverar que fuera mejor o peor, sino distinto y consecuencia de las circunstancias y posibilidades del momento.

Sobre los inicios de las principales certificadoras mundiales y aunque la historia de PADI se empezó a gestar en 1966, los comienzos debieron ser difíciles puesto que dicha certificadora no llegó a empezar a adquirir la relevancia que tiene actualmente en la industria de la enseñanza del buceo hasta finales de los años ochenta del pasado siglo. De manera paralela, SSI se fundó en 1970 pero su expansión tampoco llegó hasta bien entrados los años ochenta.

Pudiérase decir que el actual sistema de enseñanza de buceo recreativo básico se consolidó y expandió a finales de los años ochenta y principio de los noventa. Desde entonces hasta la fecha, el buceo ha sido más o menos como lo conocemos ahora. Pero ¿qué ocurría hasta entonces?

Hasta entonces el buceo era uno sólo y más «reducido» de lo que es ahora. La enseñanza estaba en manos de federaciones deportivas y formadores frecuentemente procedentes del ámbito militar. Desde el principio de la formación del buceador se le enseñaba todo en cuanto a técnicas, gases, tiempos y profundidades que en aquel momento eran posibles, con cursos mucho más extensos que los actuales.

Hay que recordar que por entonces el buceo con gases distintos del aire (nitrox, trimix, heliox, etc.) era muy incipiente o inexistente, por lo que la profundidad estaba muy limitada debido al uso casi exclusivo de dicho gas y sus efectos narcóticos severos a más de 50 metros. El aire profundo era la única opción para pasar de este límite (1), si bien jugándose el bigote.

Aunque los primeros intentos de utilización de las mezclas respirables a mayor profundidad como el trimix se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial, hasta la década de 1980 no se empezaron a utilizar de manera generalizada.

Por otro lado, respecto de aparatos como los recicladores o rebreathers, aun teniendo sus raíces en el siglo XIX y habiendo sido también utilizados durante la Segunda Guerra Mundial, no fue también hasta la década de 1980 cuando los avances en microelectrónica y materiales permitieron la creación de máquinas compactas y fiables, lo que propició su adopción fuera del ámbito militar.

En resumen, hasta finales de la década de los 80 y primeros años de los 90 del pasado siglo, el buceo recreativo era minoritario, restringido al aire y su rango en cuanto a profundidad y descompresión, muy limitado. El buceo era uno sólo y su enseñanza también única.

Pero a partir de este período ocurren varios cambios simultáneamente:

  1. por un lado el buceo se extiende y complica con la adopción de gases respirables, nuevos conocimientos y de nuevos artilugios que permiten ampliar su rango hasta límites mucho mayores;
  2. y, por otro, surgen las empresas de enseñanza o certificadoras que implantan una enseñanza básica con la mínima o ninguna complejidad, dirigida a un mercado masivo. Se inicia la popularización del buceo.

Lo que había sido hasta entonces una unidad, se dividió en dos mundos diferenciados claramente, uno orientado hacia un extremo que buscaba un mercado masivo de buceo simplificado y otro hacia el extremo opuesto dirigido a una minoría interesada en nuevos límites y cada vez más complejo. Como dos imanes que se repelen enfrentados por caras de igual polaridad.

En aquellos tiempos de un único buceo, el calificativo «recreativo» ya existía pero se refería sólo a su finalidad, por oposición a la militar, a la comercial o profesional, a la científica, a la extractiva, etc., haciendo referencia no a su simplicidad, sino únicamente a su objetivo de diversión u ocio.

Pero cuando aparecieron las certificadoras recreativas generalistas con sus sistemas de enseñanza básica, debido a su enorme extensión y pujanza, la gente identificó automáticamente el concepto «recreativo» con su sistema. Así aparece el término «buceo recreativo» con el significado que se le da en la actualidad, esto es, aquel buceo simplificado que se realiza con una única botella y un único regulador, en aguas abiertas, sin descompresión, hasta una profundidad de 40 m, etc.

(A partir de este momento, en este artículo se entenderá el buceo recreativo por este significado particular, salvo indicación en contra).

Habiéndose identificado a las nuevas certificadoras con el término «buceo recreativo», único existente hasta la fecha, se necesitaba otra denominación que definiera el otro buceo que apuntaba hacia el extremo contrario.

Aparece entonces el término «buceo técnico» (también denominado buceo tectech o tek), acuñado en 1991 por Michael Menduno, editor de la revista Aquacorps. Es decir, no es un término originario, sino relativamente reciente.

Es curioso que la necesidad de la invención del término no naciera de los buceadores técnicos, sino de la industria del buceo recreativo para definir aquellas técnicas de las que se distanciaba la incipiente industria en aras de promover un buceo sin complicaciones ni riesgos que atrajera ─ y, sobre todo, que no asustara ─ al público.

El propio Menduno lo cuenta en una entrevista en inglés reproducida parcialmente en el siguiente vídeo:

Menduno – Tek Diving

Pero entonces, la pregunta inicial de los lectores que han dado lugar a este artículo sobre si un buceo con rebreather en una inmersión sin techo puede o no ser considerado como recreativo, ¿cómo se respondería?

Si atendiéramos al origen de los términos, dependería en gran medida de lo que la formación recreativa mayoritaria lo incorporara o no a su enseñanza. Si la incorporase sería recreativo y, si no, técnico. Esto no deja de ser una identificación encubierta de la simplicidad con lo recreativo y de la complejidad con el técnico.

Hasta hace muy poco, los rebreathers estaban excluidos de dicha formación básica generalista, por lo que su uso en cualquier circunstancia debería ser considerado como parte del buceo técnico y así ha sido hasta ahora. Sin embargo, últimamente han sido introducidos en el buceo recreativo con modelos como el Horizon de Mares, ─ a juicio de este Autor por motivos puramente comerciales y sin el menor sentido salvo a efectos demostrativos, fotógrafos y otras contadas excepciones, como ya se comentó en el artículo titulado «¿REBREATHER PARA BUCEO RECREATIVO?» ─.

(Si alguien tuviera alguna duda sobre la motivación comercial de esta incorporación iniciada por SSI, piense que el Horizon es una copia simplificada y con el añadido de una pinturera carcasa del conocidísimo rebreather RevoTM, fabricado por Rebreather Tecnologies GmbH, compañía alemana adquirida en 2013 por la compañía Mares, propiedad a su vez desde el año 1989 de la multinacional del deporte Head, que también es propietaria de la certificadora SSI (Scuba Schools International) desde 2014. Esta información se puede encontrar en la propia web de Mares. Blanco y en botella).

HEAD Group
HEAD Group

PADI, aunque todavía no ha adquirido ningún fabricante de rebreathers ─ que se sepa ─, va detrás con cursos para rebreathers recreativos similares, verosímilmente sólo porque no puede dejar libre ese nicho de mercado a su competidor principal.

Los cursos PADI Rebreather y Advanced Rebreather Diver utilizan unidades del Tipo R para introducir a los buceadores al rebreather dentro de los límites del buceo recreativo. 

PADI web

¿Se equivocaban entonces los suscriptores que consideraban que el rebreather no puede ser incluido en ninguna circunstancia en el buceo recreativo atendiendo a su complejidad? Pues sí … y no.

Porque si bien habría que dar la razón a estos amigos lectores ya que el fundamento de la concepción excluyente de los dos conceptos fue precisamente la complejidad y la palabra rebreather suena a complejidad máxima, en el momento en que algunos tipos de estos aparatos son introducidos en el buceo recreativo por las certificadoras ─ sean cuales fueren sus motivos ─, será porque entienden que su complejidad es asumible a ese nivel. Algo parecido ocurrió con la introducción del nitrox.

También sabemos que el buceo recreativo y técnico no sólo son una cuestión de rango de acción y de equipamiento, sino también de los subsecuentes conocimientos, entrenamiento y mentalidad requeridos. Pero con un aparato semi-cerrado que funciona con un único gas respirable siempre en el rango recreativo, todo esto no es tan dramático, sobre todo si se tiene la posibilidad de subir a superficie en cualquier momento de la inmersión. Y es que el grado de complejidad es asunto opinable y sujeto a variación. Las objeciones a su uso debieran ir por otro lado.

¿Dónde se pone la línea de complejidad hasta la que se habla de recreativo y a partir de la cual se habla de técnico?

Mientras hay quien defiende que no existe continuidad entre buceo recreativo y técnico,​ otros piensan que no está claro que el llamado «buceo técnico» no sea sino simplemente una forma más avanzada del buceo recreativo.

En opinión de quien escribe, esto es una discusión un tanto estéril en la que, además, no son excluyentes las dos posibilidades.

Si como se ha visto la diferenciación entre el buceo recreativo y el técnico ha existido hasta ahora desde los años 90, hete aquí que su separación radical se va reduciendo y disolviendo desde que las certificadoras mayoritarias han descubierto el filón comercial de buceo técnico y están ampliando su negocio hasta sus mismos límites. Ya no se restringe al buceo básico, OWD, Advanced y similares. En este sentido y atendiendo al factor de complejidad como diferenciador, parece que se vuelve hacia la antigua concepción de un único buceo de complejidad creciente.

Admitiendo esto, el propio inventor del término «buceo técnico«, Michael Menduno, afirma jocosamente en el vídeo anterior que, de fundirse los dos tipos de buceo y sobrar uno de los términos, él suprimiría «recreativo». Como sarcasmo provocativo no está mal pero, tomándolo en serio, este Autor está en desacuerdo: habría que suprimir los dos y llamar al conjunto simplemente «buceo», dentro de la categoría recreativa, atendiendo este calificativo sólo a su finalidad.

Porque lo que define el buceo que se hace no es tanto el equipamiento, las competencias o los conocimientos, sino las circunstancias.

Dicho sea de paso, esto es lo que implícitamente contempla el vigente Reglamento estatal español de Seguridad de Actividades Subacuáticas (RD 550/2020), que esquiva este problema semántico no cayendo en la trampa de adoptar las categorías de «recreativo» y «técnico» a pesar de lo esperado, lo cual suscitó cierto descontento entre la comunidad técnica, muchos de cuyos miembros debieron sentirse ninguneados. Nada más lejos de la realidad.

Nunca se hizo en ninguna de las legislaciones precedentes porque simplemente se legislaba el «buceo anterior» que se ha descrito, en el que no tenía sentido. Y en la actual se evita estableciéndose una clase de buceo según su finalidad recreativa con dos niveles distintos de requerimientos según las circunstancias de la inmersión que, sin denominarlos así, son lo que en este blog se llaman «buceo sin techo» y «con techo». A juicio de quien esto escribe, en esto se ha acertado de pleno.

Los conceptos separados de buceo recreativo y buceo técnicos pueden ser útiles coloquialmente como equivalentes de simplicidad y complejidad, pero esta es una definición de corto recorrido y que muchas veces no corresponde con la realidad, puesto que lo que define el buceo que se hace es la dificultad o circunstancias de la inmersión y no el equipamiento que se lleva.

Cierto es que el equipamiento debiera estar en consonancia con las circunstancias de la inmersión. Y no sólo el equipmiento, sino los protocolos, conocimientos y actitud. Pero no siempre es así.

Y es que con medios recreativos se realizan inmersiones que no debieran corresponder a esa categoría y con medios aparentemente técnicos se hacen inmersiones que pueden asimilarse a lo recreativo. Dicho de otra manera, bucear con un bibotella no convierte a cualquier inmersión en técnica. Pero bucear en una cueva sí es hacer buceo técnico, se lleve lo que se lleve.

Consecuente y conceptualmente, el Autor estima que sólo hay un único buceo condicionado por las circunstancias de cada inmersión. Y que son precisamente éstas las que sí se pueden dividir de muchas maneras, siendo la principal las inmersiones «sin techo» y «con techo». Será esto lo que califique el buceo que se realiza como recreativo o como técnico.

Y esto no es un juego semántico porque define lo que en realidad se está haciendo, fuera de clichés y denominaciones que puedan confundir.

(El lector no interesado por asuntos lingüísticos, puede saltarse estos párrafos para no marearse más).

¿Por qué no se titula el artículo «recreativo VERSUS técnico»?, preguntaron varios amigos antes de su publicación.

La palabra «versus» significa en latín desde hace más de 2.000 años «hacia«, no «contra«. La palabra latina que significa «contra» en latín es exactamente igual que en castellano: «contra«.

El uso de «versus» en el sentido de «contra» es un anglicismo papanatas que se empleaba (mal) en el sistema jurídico inglés desde el siglo XV ─ a saber porqué ─, inexistente fuera de dicho minúsculo y alejado ámbito jurídico y que los hispanohablantes adoptamos cuan papagayos a raíz de una película de 1979 titulada en inglés «Kramer versus Kramer«.

Kramer vs. Kramer 1979
Kramer vs. Kramer 1979

A pesar que el título de la película doblada en España se tradujo correctamente como «Kramer contra Kramer«, a los medios de comunicación y resto de badulaques patrios a los que fascina todo lo que viene de los países anglosajones ─ sea lo que sea ─, les debió parecer más «moderno» y «culto» emplear el supuesto latinismo versus en vez de contra (¡qué ordinariez, sonando a español! ¿verdad?).

Así se propagó el error, incluso confundiendo la preposición con el adjetivo adversus (contrario, enemigo, adversario) y extendiendo la memez hasta nuestros días en los que hasta la R.A.E., en su inefable y democrático papel de aceptar cualquier cosa que la gente diga, por absurda, incorrecta y contraria a la lógica del idioma que sea, ha admitido este uso, si bien señalando su origen inglés y no latino. 

Uno, que vivió conscientemente aquellos días, hasta aquel momento nunca había escuchado «versus» empleado de esa manera.

Ahora resulta que Hollywood impone cómo hablar latín a las nuevas generaciones de los que hablan ya un idioma que no es otra cosa que un latín modificado. (Aunque, para ser sinceros, últimamente no se sabe qué idioma hablan las nuevas generaciones).

Así que, no versus, sino contra. ¡Contra!

(1) – Las inmersiones por debajo de los 100 m eran excepcionales. Un ejemplo fue el español Eduard Admetlla, que en 1953 consiguió el récord mundial de profundidad en inmersión con aire descendiendo a -100 metros en aguas de Cartagena (Murcia), proeza que será recreada en breve y en el mismo lugar como homenaje a su persona.

Puedes compartir el contenido en:

10 thoughts on “

Origen y razón de ser de dos conceptos:

BUCEO RECREATIVO contra BUCEO TÉCNICO

  1. Magnifico articulo, un tema interesante a tratar y muy bien enfocado. Y por otra parte, yo en forma jocosa diferenciaría por grupos análogos a los buceadores que coinciden en la misma embarcación. Unos con varias botellas y vestidos de negro como Batman, otro con reciclador, otros con sensibles cámaras de foto-video, otros con monobotella Nitrox y los de siempre y antiguos monobotella de aire. Todos en la misma inmersión. Los Foto-sub pendientes de sus cámaras, los buceadores recreativos ayudando a los Tek a encontrar latiguillos y archiperres, los Nitrox ya chequaron el gas y puesto apunto el ordenador en el centro de buceo, ya cansados de esperar. Los Sidemount esperando ayuda del único patrón de la embarcación para recoger las botellas en el agua. Y el único guía de la inmersión no sabe a quien hacer caso. ¿A quien no le ha pasado algo parecido?
    Un saludo.

  2. Creo que lo único bueno que tiene la actual ley de buceo es no diferenciar el recreativo del » técnico» pese a quien le pese, cada vez me asombro más de la situación a la que se está llegando en el buceo, hace unos días en el podcast de decobirras un instructor de buceo técnico ha llegado a decir, y grabado queda para la posteridad, que en España el límite de presión parcial es de 1,4 a no ser que lleves botellas de descompresión (imagen típica del buzo técnico), entonces es de 1,6 y supongo que es lo que les enseña a sus alumnos, aunque esto no es nuevo, en una discusión sobre lo que se puede o no se puede hacer en el buceo ha llegado a argumentarme un buceador técnico «es que la fedas dice….» parece que la tarjetita de buzo técnico es hoy en día un carnet para saltarse a la torera la legislación, a parte de alimentar muchos egos.

    Por otra parte no me gusta la diferenciación de recreativo, técnico basándose en el techo sobre la cabeza, nada pasa por hacerse un buceo con monobotella a 36 metros y pasarse 10 minutos de descompresión y no por tener techo virtual es una inversión técnica y por otro lado los buceos que más me gustan son los que me pasó entre 2 y 3 horas, recorriendo con el torpedo entre 3 y 5 kilómetros a poca agua, evitando de forma intencionada salirme de la curva de seguridad para así poder ascender de forma inmediata en el caso de querer marcar una posición determinada, bien sea por un resto o una zona a la que quiera volver, la mayoría de las veces en solitario, pese a que aquí está prohibido hacerlo en el mar (pero es por mi cuenta y riesgo) y estos buceos se salen de lo que ahora llaman buceo recreativo, aunque no tenga ningun techo sobre mi cabeza.

    1. Hola Toni.

      Por no dejar dudas a quienes nos estén leyendo y aun sabiendo que tú lo tienes claro:

      – En España, el límite máximo de presión parcial de oxigeno en buceo recreativo (incluyendo el técnico) es de 1,4 bar. Lamentablemente, porque contradice todos los protocolos de descompresión con O2 puro mundialmente aceptados. Pero el buceador técnico NO puede legalmente descomprimir a 1,6 bar, como se afirma en el podcast que mencionas. Esto es una muestra más del habitual desconocimiento de la ley, incluso en instructores técnicos. Esto no está sujeto a discusión. Es lo que la ley dice, guste o no (a mí no me gusta). La tarjeta de «buceador técnico» (no reconocida en España, como ninguna otra, n recreativa) no autoriza a saltarse la ley, por absurda que ésta sea.

      – No tengas tan claro que el buceo en solitario esté prohibido en España. Yo sostengo lo contrario en un artículo pasado: https://www.buceo.blog/el-articulo-18-del-rd-550-2020/ .
      Si el buceo en solitario estuviera prohibido, también lo estaría el buceo en cuevas y el buceo con gases.
      Lo lamentable es la nefasta redacción del artículo 18.3 del RD 550/2020 que provoca que tengamos que hablar de algo que debiera estar clarísimo.

      – Entiendo que el buceo con descompresión «light» te parezca recreativa, pero el límite tiene que estar en algún sitio y ése es que el recreativo tiene vedado cualquier descompresión programada.
      Para que no queden dudas.

      Que te sigas divirtiendo con tu torpedo, tú que puedes.
      Un cordial saludo y gracias por tu comentario.
      G.

  3. Sí, sí, desde luego, lo que hay es buceo; las taxonomías aquí causan más problemas de los que solucionan. Lo más sensato y más sencillo parece hablar de características de la inmersión, y de la adecuación de la técnica de posición y movimiento en el agua del buceador, la configuración, los protocolos…. Y quizá también de si a estas alturas algunas de esas pueden seguir considerándose razonables para alguna clase de inmersión.
    Por cierto: recuerdo haberle oído a alguien de mi familia, miembro de uno de los Inns of Court londinenses, que el sentido de ese versus es la idea de hacia dónde apuntan las caras de las partes en un proceso contencioso. Hacia la el otro, claro. La confrontación.
    Un cordial saludo.

  4. En su día, me enteré, que un instituto de formación profesional de mi ciudad, que distaba a apenas unos cinco kilómetros de mi casa, iban a realizar casi de gratis, el curso de Técnico Deportivo en buceo deportivo con escafandra autónoma, lo cualo? comorrrn? pues eso, como tenía tiempo libre, me picaba el gusanillo de volver a las aulas, más usado y más sabio y doblando casi la edad a algún profesorado pues allí que fuí, pagué las tasas, hinqué codos y al examen….
    Tras pasar un examen teórico de acceso, realicé los dos cursos, ciclo inicial TD1 y ciclo final TD2 de casi un año y medio en total, equivalente a un grado medio de formación profesional.
    Yo ya tenía experiencia en bucear con bombonas de aire comprimido con nitrox 21.
    Me encantó, disfruté como un enano, dando por saco cual niño repipi, estudiando por hobby y aprendiendo, la verdad, mucho más como persona que conocimientos y darme cuenta del desastre del sistema educativo público de este país, además de la impotencia del profesorado, al ver, como este ciclo formativo nuevo, se lo tenían que comer con patatas.
    Un profesor que daba primeros auxilios, acostumbrado a explicar esguinces, hemorragias y darle a tu cuerpo alegría Macarena al muñeco, cuando le dije que las enfermedades descompresivas, pa cuando, me miró con cara de Rafa no me jodas y después de currarme con el power point una presentación, exposición a matacaballo, de las enfermedades descompresivas, sobre expansión pulmonar, etc… me pregunta que si sabiendo eso todavía me dan ganas de bucear a lo que le respondo: Usted no sabe lo que hay ahí abajo y mejor que no lo sepa.
    Con la asignatura de actividad física adaptada y discapacidad, para explicarle a la profesora que un niño mongol (con síndrome de down para los de la LOGSE) sino es con fentanilo ni de coña lo sumerjo a más profundidad que la bañera de mi casa, me miraba con cara de sorprendida, cual conejo como cuando le das las largas…
    Por fin vienen las prácticas y mi primera vez; le hice un bautismo a una niña de sobre unos once años de edad, inolvidable, que nervios, la madre, pienso yo, que como veía a un cuarentón próximo a la quinta planta, y al parecer con más experiencia, yo no había hecho un bautismo en mi puta vida, hablando con ella con mi inglés de Albacete, se ve que le di más confianza que mis compañeros jóvenes y vigorosos. Lo hice como Dios manda, desde la orilla a la altura de su pecho, poco a poco, sin prisas, de la mano primeramente, etc… y no a lo loco, en embarcación, lanzando para atrás a la persona, como si fuera un fardo, hiperventilando, etc….
    Por fin obtengo el título que me faltaba, encima la primera promoción, tenía el del de la gallina, el de juancarporquenotecallas y me faltaba el de Camilo Sexto.
    En fin, titulitis que pensaba yo que se había hablado de él, en este foro, ya que es obligatorio por el Real Decreto 932/2010 de 23 de Julio, que la persona encargada o responsable o jefe de estudios de un centro de buceo sea TD2 y sus guías TD1, y ahí viene el motivo del ladrillaco éste, por saber, que si los que lo tenemos pero no ejercemos laboralmente, a ver si Usía Autor se lo lee (el R.D. mencionado), que también parece curiosón y me echa una mano al cuello, da su humilde opinión, para saber de que me sirve ser Técnico Deportivo en buceo deportivo con escafandra autónoma, título otorgado por el Ministerio de Educación y en su nombre por el reino de taifas de mi comunidad autónoma, aparte de usarlo de coña para enseñarlo en algún centro de buceo cuando me piden la titulación, junto la licencia federativa o seguro, presento la póliza y justificante de pago de mi seguro de vida que incluye buceo hiperbárico hasta 1’6 de ppo. y para rematarlo porque todo hay que decirlo soy un poquito cabroncete le presento el certificado médico de embarque del ISM en vez del hiperbárico sacapastas….
    En cuanto a los cursos otorgados por certificadoras y la como decirlo «Chiringuito’s Federation» sí, no federeison, salvo el de nitrox, los demás sólo me han servido de sacapastas, yo acojonao con el de pecios que me iba a ver mi favorito el Akitsushima y no lo tenía, pasé por caja del Chiringuito’s Federation y cuando llegué allí con mi carnet me hubiera servido junto al boleto de la once no premiado y cierta sustancia de Sudamérica para dilatarme las pupilas y otras cosas.
    Curso de traje seco, como buen sapiens tropecé dos veces con la misma piedra…vuelvo a pasar por caja que me iba a hacer la inmersión de vida el gordon rocks ese, y uno está ya mu usao y frío caca, no me lo pidieron en el vida a bordo, así que otra vez dinero gastado para nada. Apunte para fabricantes de trajes secos:
    Queridas personitas ingenieras estaos quietecitas ya con la colocación de la puta cremallera, antes detrás, inconveniente no podías bucear sólo, a no ser que una alma caritativa te cerrara claro, luego transversal, que no sabías al principio como ponértelo, que si por la izquierda, que si por la derecha, que si por arriba, ahora frontopectoral? , joer ya oño!
    Respecto a empezar de cero con cursos rollo tek, le doy toda la razón a Usía Autor, yo tuve la suerte de hacerlo casi gratis, con lo de TD1 y 2, sólo porque mi profe era tek e insistía en la piscina con la flotabilidad, aleteo, etc y di mucha piscina y me la tuve que envainar cuando pensaba éste me va a enseñar ahora a mi a bucear…pues sí me enseñó….pero, cada cual con su dinero que haga lo que quiera, tristemente, por lo que cuesta un curso serio tek, vamos a ver, seamos serios, la finalidad de la empresa privada es ganar pasta y la pública ofrecer un servicio, egoísta y sinceramente, prefiero irme otra vez a ver las amotos del tigretón o más al sur ver longimanus en el elfieston reef ese.
    Por cierto, me encanta el logo, es mi animal extraterrestre preferido y las fotos cabecera de los artículos me tienen to loco….

    1. ¡Qué barbaridad! Este tipo de comentarios hacen la competencia a los artículos que comentan.

      Recojo el guante y me miraré lo de los técnicos deportivos aunque no sea de manera inmediata.

      Muchas gracias por el extensísimo y divertidísimo comentario.

      Recibe un saludo muy cordial.
      G.

      1. De nada, sólo quería alegrarle la mañana, aunque sólo sea un poquito, por cierto si me preguntan si quiero hacer algún curso, actualmente, (quizá en un tiempo sí), no contesto casualmente vuelven las gafas a su posición original en el puente de la nariz, ayudadas sólo por el dedo corazón cual señal que se ha roto algo, en este caso las ganas de continuar con la conversación con la otra persona.
        Un saludo …..

  5. De nada, espero haberle alegrado la mañana aunque sea un poquito, y se me olvidaba decir que en caso de que me pidan hacer un curso, actualmente ( próximamente a lo mejor) casualmente vuelven las gafas a su sitio en el puente de la nariz, ayudadas sólo por el dedo corazón, sin contestar a mi interlocutor dando a entender que «algo se ha roto», en este la conversación.
    Un saludo.

  6. Buenas tardes , antes que nada mi mas sincero agradecimiento al creador del blog por su objetivo analisis de cada tema.La coherencia y logica nos permite a los ignorantes que «casi» caemos en el derrotero sacapasta de la formacion de las certificadoras ;el poner tierra firme sobre nuestros sueños y poder tomar desiciones sobre nuestra futura formacion.
    Tras leer y disfrutar todo el blog, entendi que es el buceo tecnico el area donde me quiero desarrollar, y la consulta es en que lugar en españa (vi algunas academias online)dan ese tipo de cursos en forma privada y seria (vibo en mallorca), sobre todo pensando en un futuro laboral en el area. Se que aveces es dificil recomendar por miedo a quemarnos las manos, dejo mi mail por si alguien prefiere hacerlo en privado:
    sebastian_bach@live.com.ar , un buen consejo a tiempo en este tema creo que sera determinante a futuro, les agradezco de ante mano y los seguire leyendo gratamente!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *